“Let them learn English”, but let’s learn another language, too

20 06 2009

I think that deep inside, when you strip away all the layers, each of us has a sense of fairness.  There is good-heartedness, generosity and kindness.  But it doesn’t always show, because sometimes we speak from some superficial, dogmatic layer which really isn’t us.  I write this criticism of some viewpoints about bilingual education in the U.S. in the spirit of fairness, with hopes to open eyes and minds.  But first I must vent.

A few days ago, the MSNBC blog for the Today Show posted a short piece about bilingual education for Hispanics.   It is good journalism, but the comments written by many readers really got to me.

I’m bothered by the underlying xenophobia of the comments.

I’m worried by the prejudice and unjustified fears.

I’m ashamed of the small-minded, “one language, one country” opinion.

I’m appalled by the unjustified fears that the U.S. is being overrun, just because it is seeing the largest wave of immigration in its history coming from speakers of a single foreign language.

I’m offended by the apparent mind-set that being an English speaker is somehow superior in the world, or should define a country of immigrants that has no official language.

I’m angered by the lack of sophisticated, progressive interest in the advances of education.  Education is handled by states and communities, not the U.S. government, and some communities obviously conceive of improving their schools and the country’s standing in the world, educationally speaking.

Read MSNBC’s blog post and the comments, then judge for yourself.  Since I have been multilingual from an early age, I guess I just don’t get it.  I think we should all be open to learning other languages.  Then perhaps people would not be so closed-minded.





Haz que tus hijos crezcan en un entorno plurilingüe

16 06 2009

Recién he leído mucho sobre el tema del desarrollo de lengua en los bebés y los niños.  A cualquier persona educada y culta le va a interesar este artículo, no importa si todavía tiene hijos o no.  Algún día el alrededor provechoso va a influenciar a ellos, además su inteligencia y su éxito en el mundo.

Los bebés que crecen en un hogar en el cual hablan un solo idioma desarrollan desventajas para poder producir los sonidos y los fonemas ajenos a su lengua materna.  Se acostumbran a las fonéticas de su vecindad, ya limitándose la capacidad de su cerebro.  Según el estudio de investigadores españoles en Cataluña, a partir de cumplir su primer año se ve concretado su cognición de los sonidos.  También, desarrollan prejuicios lingüísticos en contra de los acentos no nativos cuando han crecido en un entorno de un solo idioma.

Otros investigadores han descubierto que los bebés que crezcan en un ambiente bilingüe desarrollan ambos idiomas igualmente.  Además sus habilidades cognitivas son más avanzadas, se concentran mejor y cuentan con mayor control mental.  Mantener dos lenguas separadas precisa este control, para que no se confundan.  Lo no conocido todavía es como cuantificar esta ventaja más tarde en la vida.  Existen muchos lugares donde formarse bilingüe es normal, por ejemplo en Holanda, Bélgica o Québec.  Y los mejores lingüísticos que conozco vienen de aquellas partes del mundo.

Para mi comienzo en la vida, estaba rodeado por varios idiomas para que mis oídos se acostumbraran a una variedad de fonéticas.  Nadie hablaba con fluidez a través de ninguno de ellos, introduciendo palabras de cualquier lengua que les ocurría – situación que me quitó algo de ventaja.  Aprender tus lenguas con acento extranjero no sirve tampoco.  Por lo tanto tuve que estudiar mis idiomas también y asimismo corregir las fallas de la enseñanza.

Con mayor razón, hay sentido que los tuyos se expongan a varios idiomas como parte de la estimulación temprana y durante la niñez.  El aprendizaje sale más fácilmente, y sin demasiado esfuerzo los hijos van a aprender lo que a ti (y a mi) ya costaría mucho trabajo.  Soy testigo de las ventajas, y también así son los de mi familia.